En un tramo de aproximadamente 50 metros, las personas que necesitan hacerse una tomografía en una clínica ubicada en la calle Bolívar de Tumbes, deben trasladar a los pacientes en camilla pasando por una situación realmente incómoda, debido a que la empresa contratista que ejecuta la obra de alcantarillado en el lugar, no maneja un plan de contingencia que permita tomar en cuenta este tipo de situaciones que pone en riesgo la vida de los enfermos que son transferidos desde el hospital JAMO para realizarse los exámenes respectivos en este centro de salud. 

Tal es el caso de una familia que llegó desde la región de Iquitos cómo turistas a nuestra ciudad, sin imaginar que uno de sus miembros, una mujer de aproximadamente 30 años quién sufre de complicaciones renales tuvo que acudir al principal nosocomio de la localidad debido a que necesitaba atención médica inmediata, por lo que en el momento de ser referida a la clínica «TOMOSAC» para que le realizarán una serie de exámenes, sus familiares tuvieron que bajarla de la ambulancia en la intersección de la calle Bolívar con 24 de Julio y trasladarla en camilla por un tramo de aproximadamente 50 metros para que pudiera ingresar al referido centro de salud, debido a que no hay un plan de contingencia que contemple este tipo de situaciones.

Durante aproximadamente 15 minutos, los familiares de la paciente tuvieron que esperar para poder trasladarla desde el lugar al que tuvo acceso la ambulancia, hasta la puerta de la clínica, lo cual representa un verdadero tormento para una persona que se encuentra en delicado estado de salud y deba pasar por todo este proceso para poder realizar una simple tomografía. 

Por otro lado, debemos mencionar que finalmente esa es la imagen que se llevan los turistas de nuestra región, debido a la incapacidad de los responsables de este tipo de proyectos los cuales no planificaron un plan de contingencia que contemple este tipo de situaciones, mismas que no deberían haber ocurrido jamás.

Share.

Comments are closed.