Elon Musk compró Twitter por 44.000 millones de dólares, informó este lunes la red social, tras un acuerdo que valora cada acción de la firma en 54,20 dólares.

El hombre más rico del mundo, fundador de Tesla y SpaceX, se convierte así en el propietario de la plataforma a la que considera como «la plaza pública digital donde se debaten los temas vitales para el futuro de la humanidad», según el texto del anuncio.

Previo a confirmarse la noticia, se suspendió la cotización de las acciones de Twitter en Wall Street hasta que hubiera novedades, que se concretaron minutos después. Los papeles estaban entonces más de 5,5% sobre el valor de cierre del viernes.

Esta operación es un viraje dramático luego de que Twitter anunciara hace diez días que preparaba una maniobra conocida como «píldora envenenada» para dificultar la oferta de adquisición (OPA) hostil de Musk.

Antes del anuncio, Musk tuiteó: «Espero que incluso mis peores críticos permanezcan en Twitter, porque eso es lo que libertad de expresión significa».

Musk dijo la semana pasada que había conseguido 46.500 millones de dólares para realizar la compra, gracias a dos préstamos bancarios de Morgan Stanley y también gracias a su fortuna personal, con una contribución de 21.000 millones de dólares.

También consideró la posibilidad de lanzar una OPA hostil directamente a través de los accionistas, para esquivar al entonces reacio consejo de administración.

Finalmente la compra se concretó este mismo lunes antes del cierre del mercado.

– Reunión el domingo –

Según la prensa, el consejo de administración de Twitter se reunió el domingo para revisar la propuesta del multimillonario, que ya había comprado algo más del 9% del capital de la empresa.

El viernes, el empresario de origen sudafricano se reunió con varios accionistas por videollamada, para defender su oferta de compra.

Poco después de ingresar al capital del grupo, el excéntrico fundador de Tesla había sido invitado a integrarse al directorio de la firma, pero declinó la oferta.

Con más de 82 millones de seguidores, el hombre más rico del mundo -Forbes estimó su fortuna se estima en 269.000 millones de dólares- utiliza su cuenta de Twitter casi a diario para dar noticias sobre sus empresas, bromear e incluso lanzar provocaciones.

Musk prometió transformar la red social para convertirla en «la plataforma de la libertad de expresión en todo el mundo», sin detallar los cambios que pensaba aplicar, con excepción de algunas funciones como la de un botón para «modificar» un tuit luego de publicarlo.

El grupo progresista Media Matters for America advirtió que el ex presidente Donald Trump, suspendido de Twitter el año pasado tras la invasión del capitolio por sus partidarios, podría regresar a la red si se concretaba la compra por Musk.

«Cualquier negociación para vender Twitter a Musk debería incluir mecanismos claros y vinculantes para defender y mantener los actuales estándares de la comunidad» de la red social «incluyendo la expulsión de aquellos que violan esos estándares», había dicho el presidente de ese grupo, Angelo Carusone, en una declaración.

Musk también podría buscar hacer de Twitter una empresa más rentable y aumentar el número de usuarios.

Ya sugirió modificaciones a la fórmula de abonos pagos a la red social, Twitter Blue.

El grupo de San Francisco publicará sus resultados trimestrales el jueves antes de la apertura de Wall Street.

Share.

Comments are closed.