DEFICIENCIAS CRÍTICAS EN LA UNIDAD DE VIGILANCIA CLÍNICA DEL DENGUE DEL HOSPITAL REGIONAL JAMO II-2

Se pone en riesgo la atención de los pacientes

En una supervisión de control llevada a cabo por la Contraloría General de la República, se ha descubierto una serie de irregularidades profundamente preocupantes en la Unidad de Vigilancia Clínica del Dengue (UVICLIN) del Hospital Regional José Alfredo Mendoza Olavarría II-2 en Tumbes. Este informe detallado, que abarca un período significativo del 15 al 18 de marzo, ha arrojado luz sobre una situación crítica que compromete seriamente la calidad y eficacia del servicio brindado a los pacientes en esta área vital de atención médica.

Durante la meticulosa inspección realizada por el órgano de control institucional, se encontraron múltiples deficiencias estructurales y operativas en las instalaciones de la UVICLIN, lo que plantea serias preocupaciones sobre la seguridad y el bienestar tanto de los pacientes como del personal médico y de enfermería. Una de las principales preocupaciones identificadas fue el estado lamentable de los módulos prefabricados que albergan esta unidad.

Estos módulos, utilizados tanto para la atención de pacientes hospitalizados como para fines administrativos, presentan un deterioro evidente y carecen de las medidas de seguridad y comodidades básicas necesarias para brindar un entorno de atención médica adecuado. Específicamente, se observó una falta alarmante de ventilación adecuada en los módulos, lo que genera un ambiente sofocante y potencialmente peligroso, especialmente teniendo en cuenta las altas temperaturas que prevalecen en la región de Tumbes.

Además de la deficiente ventilación, se identificaron problemas estructurales como pisos en mal estado con huecos y desniveles, lo que aumenta significativamente el riesgo de accidentes tanto para pacientes como para el personal que transita por estas áreas. Asimismo, se encontraron cables expuestos, lo que representa un peligro adicional de descargas eléctricas, y la falta de sujetadores adecuados para los bidones de oxígeno, lo que aumenta el riesgo de accidentes en caso de caída.

Otro aspecto crítico revelado durante la supervisión fue el desabastecimiento severo de elementos médicos esenciales en la UVICLIN. La falta de insumos como sales de hidratación, tensiómetros, termómetros y pulso oxímetros compromete gravemente la capacidad del hospital para brindar una atención de calidad y oportuna a los pacientes afectados por el dengue, una enfermedad que requiere una intervención médica rápida y precisa.

Además, se descubrió la presencia de medicamentos vencidos en la unidad, lo que representa un grave riesgo para la salud de los pacientes. Entre los medicamentos encontrados se incluyen el Cloruro de Potasio vencido en octubre de 2023, Haloperidol vencido en enero de 2024 y Ranitidina vencida en septiembre de 2023. El uso de medicamentos vencidos puede empeorar la condición de los pacientes y complicar su tratamiento, lo que subraya la gravedad de esta situación.

En resumen, el informe integral de la Contraloría General de la República revela una serie de irregularidades alarmantes en la Unidad de Vigilancia Clínica del Dengue del Hospital Regional José Alfredo Mendoza Olavarría II-2 en Tumbes. Estas deficiencias comprometen gravemente la calidad y seguridad del servicio prestado a los pacientes afectados por el dengue. Es fundamental que las autoridades competentes tomen medidas urgentes y efectivas para abordar estas irregularidades y garantizar que la UVICLIN opere en condiciones óptimas. Solo así se podrá asegurar la seguridad y el bienestar de todos los pacientes que acuden al hospital en busca de tratamiento y atención médica.

Todos estos detalles han sido notificados mediante el informe al director del Hospital Regional de Tumbes, Raúl Rivera Clavo, para que adopte las medidas correspondientes.


Publicado

en

por

Etiquetas: