El director regional de Energía y Mina, Daniel Hilario, comunicó que el Instituto Geológico, Minero y Metalúrgico (Ingemmet) ya inició los estudios de las aguas superficiales y subterráneas en la cuenca del río Puyango, en la región de Tumbes. Este trabajo tiene como objetivo identificar niveles de contaminación, fuentes de contaminación y propuestas para mejorar la calidad del recurso hídrico.

“Se está realizando la fase de muestreo para analizar el recurso hídrico de nuestro río Tumbes e identificar la contaminación por metales pesados. Está en la etapa cuando el río está en crecida; luego, vendrán en agosto u octubre, cuando el río está en sequía”, explicó el funcionario regional.

Asimismo, puntualizó que a fin de año se presentará un boletín en el que se detallará la situación del torrente y algunas otras recomendaciones.

Por su parte, Maricarmen Carrasco, encargada de los estudios del Ingemmet, informó que dos brigadas de geólogos se encuentran en la región fronteriza para iniciar con la toma de muestra de campo en 24 puntos identificados. Estos trabajos se efectuarán durante 28 días, donde se conocerá la caracterización hidroquímica del recurso hídrico desde el límite entre Perú y Ecuador hasta la desembocadura del río en el mar.

“Vamos a mapear todas las zonas de aguas superficiales y subterráneas desde que ingresa al lado de Perú hasta su desembocadura”, manifestó. Carrasco añadió que los estudios tienen una durabilidad de año y medio aproximadamente, donde se tomarán las muestras en dos etapas; durante el periodo de lluvias y el periodo de estiaje.

ACCIONES PREVIAS. Cabe señalar que en ocasiones anteriores se ha reportado la presencia de metales pesados en las aguas del río Tumbes. Por ello, el gobernador José Alemán sostuvo un diálogo con el embajador de Perú en Quito (Ecuador), Vicente Rojas. Durante la junta se abordó la preocupación por la contaminación a la que se ve expuesta la población que consume el agua de este caudal.

PROBLEMA DE MUCHOS AÑOS. La contaminación del río transfronterizo Puyango-Tumbes, que atraviesa el frágil ecosistema del bosque seco tropical, continúa representando un severo peligro ambiental para ciudadanos peruanos y ecuatorianos, y todo parece indicar que aún no habrá una solución en un largo tiempo.

El río Tumbes es el más importante en la costa norte del Perú y activamente vierte sus aguas en el océano Pacífico. Sus aguas abastecen los campos de cultivo de distritos como Tumbes, Pampas de Hospital, Corrales, Zarumilla, entre otros. Actualmente, el río enfrenta graves problemas de contaminación.

Agua arriba, donde nace el Puyango, en la zona montañosa de la provincia ecuatoriana de El Oro, hay minería legal e ilegal y gran parte de los desechos de la tierra procesada para sacar el oro y otros metales se arrojan a los afluentes sin ningún tratamiento.

La contaminación va directamente hacia el río Calera, que aguas abajo se une con el río Amarillo, donde también se descargan relaves de otras zonas, aunque en menor medida. Estos dos afluentes luego se unen con el río Pindo, para formar el río ecuatoriano Puyango, que toma el nombre de río Tumbes tras cruzar la frontera con Perú.

Según los estudios efectuados, en estas aguas constataron valores críticos de cianuro, plomo, arsénico, cadmio, entre otros metales que superan los valores máximos permitidos para ser considerada agua de consumo humano.

Lamentablemente, la ciudadanía no cuenta con una planta de tratamiento de agua para consumo humano, por lo que los moradores deben consumir y utilizar para riego el recurso directamente de los ríos contaminados Puyango, en Ecuador, y Tumbes, en Perú.

METALES EN AL SANGRE. En febrero de 2018, la Dirección Ejecutiva de Salud Ambiental de Tumbes (DESA) determinó que, en los reservorios de distribución de agua de los distritos de San Jacinto, San Juan de la Virgen, Aguas Verdes y Matapalo existen altos niveles de concentración de arsénico, plomo, hierro y manganeso. Asimismo, en los sectores de Rica Playa, La Capitana, Higuerón, Vaquería y Oidor ni siquiera cuentan con una planta de tratamiento del agua para consumo humano, por tal motivo, los moradores deben de consumir el agua directamente del río Tumbes.

Por su parte, el año pasado, la Defensoría del Pueblo recordó que, tras los monitoreos realizados en los meses de julio y septiembre del 2020 en los recursos hídricos superficiales de la Unidad Hidrográfica Cuenca Tumbes, la Administración Local de Agua Tumbes concluyó que en diversos puntos no se cumple con los Estándares de Calidad Ambiental (ECA) – Agua, al exceder los parámetros de arsénico, cobre, plomo, mercurio, zinc, entre otros.

Share.

Comments are closed.