Ideal para combatir el sobrepeso y el estrés, además de hidratar la piel, el pepino es un vegetal de grandes beneficios para la salud gracias a sus propiedades nutricionales que contribuyen al buen funcionamiento del organismo y con ello a la prevención de diversas enfermedades. Se trata de un superalimento que rejuvenece por fuera y sana por dentro.

El pepino es una hortaliza de bajo contenido calórico debido a su reducido contenido en hidratos de carbono, en comparación con otras hortalizas, y a su elevado contenido de agua con cerca del 96 % de su masa, que lo convierte en un aliado perfecto para mantener el peso corporal.

Prevención de enfermedades

Este prodigioso alimento es rico en vitaminas A, C y del del complejo B, y también minerales como calcio, fósforo, hierro, magnesio, potasio y zinc. Estos nutrientes son imprescindibles para favorecer el buen funcionamiento del sistema nervioso, dado que protege las células nerviosas, mejora la memoria y previene el Alzheimer. 

El consumo de pepino ayuda a depurar el organismo y eliminar el ácido úrico, evitando la retención de líquidos. Por sus propiedades laxantes, limpia el intestino de residuos tóxicos. 

También regula la flora intestinal por la acción de la enzima erepsina, que ayuda a asimilar mejor las proteínas y a proteger la mucosa gástrica.

Otros beneficios de su consumo frecuente es que regula la presión arterial por su combinación en potasio, magnesio y fibra, además de ayudar a eliminar los cálculos renales.

El pepino contiene sílice, un mineral muy útil para la salud de uñas, cabello, huesos y varios tejidos corporales. Del mismo modo, fortalece los tejidos conectivos del cuerpo como los músculos, cartílagos, tendones, ligamentos y huesos.

Asimismo, contiene polifenoles llamados lignanos que son antioxidantes que ayudan a prevenir algunos tipos de cáncer como el de mama, útero, ovario y próstata.

Excelente para la piel y ojos

El pepino también hidrata la piel y tiene propiedad astringente que ayuda a neutralizar la piel grasa, por lo que es muy utilizado en tratamientos faciales de manera cruda en rodajas o como insumo para la elaboración de cremas y mascarillas que colaboran en la desinflamación y tonificación cutánea.

Su uso como emplasto es recomendado para personas que padecen psoriasis, dermatitis, eczemas, acné y quemaduras solares.

El pepino es indicado para relajar los ojos cansados, aliviar el enrojecimiento por conjuntivitis y curar orzuelos. Aplicar sobre los párpados dos rodajas de pepino recién cortadas tiene efectos de colirio natural y ayuda a disminuir las hinchazones y ojeras después de una jornada larga de trabajo.

(FIN) LZD/MAO

Share.

Comments are closed.